http://www.komandokroketa.org/
Komando Kroketa: senderismo, trekking, alpinismo, esquí de travesía

Cresta de Troumouse:

Ruta: Ascensión por Chisagüés, y también subida por el circo de Troumouse
Fecha: 13-9-03
Participantes: Karmelo, Teresa, Elvira, Lola (en La Munia con el Perdido y Cilindro al fondo)
Comentarios: Cresta larga y dura, con pasos de una ligera dificultad y tramos muy aéreos. Sólo para gente con experiencia en montaña y sin vértigo.

Otras rutas:

Deseábamos dar la vuelta completa a la cresta y el circo de Troumouse, y no sólo recorrer la cresta de ida y vuelta. La opción más sencilla para ello es hacerlo por el valle de Héas, pero por un lado para evitarnos un palizón de coche, y por otro para así completar el fin de semana, pensamos que puede ser más interesante hacerlo en dos días: el primero subir desde Chisagüés por el Collado de la Munia, hacer la cresta y bajar a Francia, y el segundo volver a subir al Collado de la Munia, esta vez por su cara francesa, para volver a Chisagües. Y si nos quedaban ganas de más podríamos completar el segundo día con el Robiñera o la Peña Blanca.

Chisagüés - Collado de La Munia - Cresta de Troumouse - Albergue de Troumouse

Pasado Parzán dirección Francia, cogemos la pista a la izquierda que nos lleva al valle de Chisagüés. Yendo despacito la pista está en condiciones aceptables, aunque no es aconsejable para coches demasiado bajos. El valle de Chisagüés es muy bonito, pero poco transitado por no ser muy conocido. Cuando llegamos de noche a una enorme explanada, aparcamos, y vivaqueamos. En coche se podía llegar todavía más arriba pero de noche no nos fiamos, porque hay un tramo de fuerte subida y en peor estado, y tanto el año anterior como este encontramos desprendimientos en la pista (años mas tarde lo arreglarían siendo fácil subir hasta arriba).

A la mañana siguiente, todavía sin amanecer, llegan algunos coches, unos aparcan allí mismo, y otros continúan pista arriba. Nosotros nos hacemos un poco más los remolones.

0:00 Comenzamos a caminar por la pista a las 7:40. Podemos ver asomar un poco a la derecha la pirámide final del Robiñera con un poco de nieve.

En media hora llegamos a una curva de casi 180º, donde aprovechamos la cercanía al río para coger agua. Hasta allí llegan en coche Alfonso, un gran montañero, y su hijo, cuya compañía disfrutaríamos hasta los Ibones de la Munia. No conviene despistarse con las marcas del GR, hay que seguir la pista que asciende a la derecha, y en unos 20 m dejarla para tomar un sendero hacia la izquierda. Hay que estar atentos al sendero porque es fácil pasarse ya que apenas se ve de subida.

El camino asciende cómodamente por prados, con un bonito paisaje y con el sendero muy bien marcado. Tras pasar junto a una pared por donde cae agua el camino gira hacia la derecha subiendo paralelo al río. Llevamos poco más de una hora caminando, y hay que tener cuidado de no dejarse engañar por los cantos de sirena que llaman desde el otro lado del río donde se ve un sendero, es más, si se sigue el  fondo del río incluso encontraremos hitos que llevan hacia el Sobrestivo y el Chinipro (krokexcursión). Hay que evitarlo, ya que el verdadero camino sigue el sendero que sube por el prado y gira marcadamente hacia la derecha.

Pico Robiñera desde Chisagüés
Ascensión desde Chisagüés al Collado de Las Puertas, y al Robiñera

2:10 Llegamos al Collado de las Puertas donde podemos ver la Munia al fondo a la derecha, y su collado a su izquierda. Paramos un rato junto a los Ibones de la Munia o de La Larri, a comer y beber. Es este un bonito paraje donde comentamos que sería un excelente sitio para traer amigos que quieran dar una vuelta por el monte en plan suave. Tras hacernos unas fotos con nuestros nuevos amigos, que se ofrecen a acompañarnos a la montaña cuando vayamos por Puigcerdá, nos despedimos poniendo rumbo al Collado de la Munia.

El camino continúa bordeando los Ibones por la derecha, comenzando después el ascenso por camino bien marcado por hitos. Las piedras son muy curiosas pareciendo que el famoso gato se ha dedicado a arañarlas todas ellas ;-)

Ibón de La Munia
Ascensión desde los Lagos de La Munia

3:30 Despacito y sin dificultad llegamos al collado de La Munia viendo en todo momento mucha gente por la cresta, y un atasco en un cierto punto que suponemos debe ser el renombrado paso del gato. Disfrutamos de amplias vistas del circo de Troumouse y de la cresta que deseamos hacer.

Heid, Troumouse, Sierra Morena (Serre Mourène) y La Munia,
Cresta desde el Collado de la Munia

Robiñera, Chinipro y Peña Blanca visto desde el Collado de la Munia
Vista atrás desde el Collado de la Munia

Comenzamos la subida, debiendo utilizar las manos y un poco de flexibilidad en varios pasos; aunque no sea difícil no es recomendable a gente no habituada a las trepadillas. Los hitos van marcando el camino, pero a veces es fácil perderlos y liarse un poco más de lo necesario. Así llegamos hasta un punto donde nos juntamos con un grupo de 13 catalanes, a los que debemos "agradecer" la información sobre el paso del gato, y no porque nos dijeran cómo pasarlo, sino porque nos dijeron que lo acabábamos de pasar, ... y nosotros sin enterarnos :-) Por eso no hay foto; es una placa tumbada de unos 3 metros, sin precipicios ni nada, que se sube fácilmente aprovechando un arañazo, empotrando en él los pies y manos. Aunque no es especialmente difícil algunas personas acaban aquí su excursión y se dan media vuelta.

Seguimos subiendo tranquilos mezclándonos y vacilando con los catalanes hasta a cima.

4:50 La Munia. Una vez en la cima viene el momento de la verdad. Ya hemos conseguido una meta que sólo ella nos dejaría satisfechos, y aunque nuestro verdadero objetivo era la cresta, nuestro nuevo amigo de Puigcerdá ya nos había expresado su preocupación porque no íbamos muy rápidos, el camino es largo y puede ser más lento por la cresta. Tras discutirlo nos animamos a seguir intentándolo, iríamos hasta el Troumouse poniéndonos un límite horario de referencia, y si tardábamos más de lo esperado nos daríamos media vuelta. Paramos un poco a comer y descansar, y con muchas ganas, esperanzas y energías, seguimos la cresta.

5:30 Pequeña Munia, aunque secundario, otro tresmil para la colección.

Más cresta, alguna trepadilla, algún destrepe, y ascensión fácil al tercer tresmil.

5:50 Sierra Morena. Hasta el momento la cosa ha sido accesible y rápida, algún destrepe delicado, pero nada especial. La bajada del Sierra Morena ya es otra cuestión, hay una caída de unos 40 metros. Para bajar primero hay que destrepar un tramo, hasta llegar a una reunión preparada para rapelar. Nos equipamos, sacamos la cuerda, montamos el rápel, y para abajo. Un chico, que ha ido desde la Munia y piensa volver después, se queda mirándonos las maniobras desde arriba, quizás esperando que alguien falle y le dé un gran espectáculo, pero afortunadamente le defraudamos ;-)

Rápel del Pico Sierra Morena / Serre Mourène
Rápel del Sierra Morena

La cuerda conviene que sea de por lo menos 60 m, ya que llega muy justa y una más corta supondría tener que destrepar el último tramo. Posteriormente veríamos dos vascos bajarlo destrepando, pero no es en absoluto recomendable, es muy peligroso, y si no se lleva cuerda es mejor retroceder y rodear el pico por la izquierda. Ídem si hace en sentido contrario, algunos hitos marcan el camino por la derecha al pié del paredón.

Ya sin dificultad seguimos caminando en fuerte pendiente hasta la siguiente cima.

6:50 El Troumouse está coronada por una pirámide de tubos, que permite identificarla desde muy lejos.  Hemos ido rápido, y pese al retraso que supone montar el rápel, vamos bien de tiempo por tanto la suerte está echada: seguimos adelante, un poco más tranquilos ya.

Tras una paradita continuamos por la cresta que, si bien en general no es muy difícil, en algunos pasos resulta impresionante con precipicios a ambos lados.

8:08 Pasamos un pico intermedio, que pensamos que era el Pico Heid, pero posiblemente era la Punta Barroude (3.028). Alguna lista de tresmiles alternativa incluye incluso éste como un tresmil más. Y en algún otro sitio parecen llamarle Punta de Aires.

Seguimos bajando y subiendo hasta llegar a otro pico.

8:40 Un gran hito de piedras en la cima nos hace pensar que ahora sí debemos estar en el Pico Heid.

Podemos apreciar perfectamente los dos circos que marcan la cresta, el de Barrosa a la derecha, poco conocido pero precioso (krokexcursión al Puerto Viejo y Pico Barrosa), y el de Troumouse a la izquierda, haciendo que la cresta tenga caídas de cientos de metros hacia ambos lados.

El camino, siempre marcado por hitos, continua bordeando por la izquierda algunos montículos menores de la cresta.

8:52 Pasamos por el Petit Pic Blanc (2.957) o suponemos que debe serlo porque destaca por su color blanco de la caliza frente al resto de la cresta. Después el camino va descendiendo poco a poco hacia la izquierda para bordear el Pic de Gerbats. Miramos, pero no llegamos a adivinar por dónde puede ir el camino, ya que por delante sólo se ve una ladera casi vertical. Así vamos avanzando, de modo que lo que parecía un camino suicida después se ve que siguiendo el sendero éste es más accesible de lo que parecía. Varias veces vemos hitos a lo lejos pensando que no pueden ser porque parece imposible pasar por allí, pero después comprobamos que sí lo son.

Faja al pie del Gerbats y Col de la Sède
Faja al pie del Gerbats y bajada desde el Col de la Sède

El camino continúa por una ladera para equilibristas, cada vez más pareciendo que el siguiente paso es más inaccesible, pasando por el interior de unos embudos, que recuerdan el camino del patíbulo, porque un pequeño desliz significa ... acabar la excursión. Las piernas tiemblan y no especialmente por el cansancio. La verdad es que no me apetece volver a repetirlo en una temporada, aunque hablando más tarde con mis compañeras, dijeron que a ellas les había apurado un poco pero no mucho porque el camino estaba muy claro. De todas formas mejor no llevar a nadie con un infinitesimal de vértigo; y mojado, con nieve o hielo te conviertes en carne de cañón de los equipos de rescate funerarios.

Camino del "patíbulo"
Camino del "patíbulo"

Tras cruzar varios embudos por fin el camino asciende y llega a la cresta final del Col de la Sède, por donde continuamos hasta que comienza la bajada, justo enfrente de la Munia, en el otro lado del semicírculo que forma el circo. El lugar de bajada cuando nos lo habían indicado desde La Munia parecía imposible que se pudiera bajar por allí, pero al final no tiene más problema que el esfuerzo de cuádriceps de una pendiente muy pronunciada con escalones, aunque consuela pensar que peor será la ascensión, que debe ser extenuante.

Antes de bajar nos fijamos en los detalles de por dónde se supone que podemos ir más fácil al aparcamiento, para no despistarnos después, ya que hay que volver a cruzar todo el circo. Una vez abajo nos dirigimos por donde más o menos lo habíamos previsto. Al final cruzamos un puentecito y por fin llegamos al aparcamiento.

Dormir bajo las estrellas en los prados en medio del circo debe ser sensacional, pero eso supondría llevar mochilones y no estábamos por la labor, y menos en una cresta; por tanto ya nos habíamos decantado por otra gran sensación que es la de que te hagan una buena cena calentita y un mullido colchón en un refugio, y para ello debemos bajar al albergue Hotellerie Le Maillet.

12:07 Es un poco tarde y lamentablemente ya no hay coches que bajen del aparcamiento y a los que podamos asaltar para que nos lleven, así que vamos carretera abajo contentos por una preciosa excursión, agotados y con las piernas doloridas, ya que para tres de nosotros era la primera salida de la temporada.

La carretera hace fuertes curvas que se pueden atajar por un sendero que las va cortando. En media hora llegamos al albergue, donde al ir a cenar algunos se ríen de nosotros al ver cómo vamos caminando raritos por mil dolores en los pies.

El punto negativo del día es que las mala-pécoras de mis compañeras, después de ser cargar la cuerda y ser extremadamente amable toda la marcha fantaseando con un masaje a 6 manos a la llegada al albergue, se negaron a dármelo :-(

Robiñera, La Munia, Sierra Morena, Pic de Troumouse
Cresta de Troumouse vista desde el Pico Barrosa (vista ampliada)

Albergue de Troumouse - Collado de la Munia - Chisagüés

Nos levantamos mejor de lo que podíamos esperar por el cansancio del día anterior, y si alguno se hace el remolón una ratita correteando por la cabecera de la cama se encarga de levantarle a toda prisa (sí, literalmente como suena, no es una broma ni una metáfora).

Con la luz matinal vemos que el albergue está enclavado en un paraje precioso. Desayunamos, nos preparamos y comenzamos caminando carretera arriba. Tenemos intención de parar cualquier coche que suba, pero toca caminar un rato ya que estos pasan con cuentagotas; de todas formas poco a poco y distribuidos en varios coches llegamos al aparcamiento.

0:00 Empezamos a las 9:30 siguiendo el camino que primero va a la izquierda, pasa el puente del día anterior, y sigue al frente. Parece imposible que haya un camino para subir, ya que sólo se ve un paredón infranqueable rodeando todo el circo. A lo lejos vemos una zona de pedriza, donde puede adivinarse un sendero haciendo zetas, y para allá vamos.

0:17 Poco antes de llegar a la pedriza dejamos el camino principal y tomamos otro ascendente un poco a la derecha, que acorta la ruta. Cuando llegamos a la pedriza seguimos el sendero bien pisado que primero sube hacia la izquierda, y cuando llega a la pared gira a la derecha, adentrándose en un canal que quedaba oculto detrás de un peñasco.

1:05 El camino sube en fuerte pendiente zigzagueando por el canal, una vez arriba, cruza una pequeña faja y sigue ascendiendo Diversos hitos van indicando los pasos más accesibles. Así se llega a un rellano con una pared a la izquierda.

Subida del circo de Troumouse - 1Subida del circo de Troumouse -2Subida del circo de Troumouse -3
Ascensión desde el circo de Troumouse 

Trepada de subida al Col de la Munia
Trepada

1:40 Este es el punto más delicado de la ascensión, un paso de II, sin mucha dificultad, pero es una pared de unos 10 metros sin agarres y puede apurar un poco. Arriba hay un cordino donde poder montar una rápel para quienes bajan, aunque también se puede bajar fácilmente sin cuerdas. Una alternativa es irse hacia la derecha donde se puede subir también por un canal muy evidente, con mejores agarres, pero de III.

Una vez arriba cede un poco la pendiente, pero todavía queda un rato de subida.

Heid, Troumouse, Serre Mourène, Petite Munia, La Munia
Cresta, y subida desde Troumouse, visto desde la bajada de la cresta

2:30 Collado de la Munia, nos quedamos a disfrutar un rato, el día es largo y no tenemos prisa. El camino de bajada es repetir lo que hicimos el día anterior, sólo que con los cuádriceps quejándose por las agujetas (agujetas que torturaron cualquier bajada durante unos días más).

5:20 Llegamos al coche muy contentos por haber completado unas las excursiones más bonitas que habíamos hecho.

Cresta de la Munia, Troumouse, Heid, Sierra Morena
Cresta de la Munia vista desde el Soum des Salettes

Esta reseña tuvo el premio a la mejor ruta Barrabés 2005  :-)

Enlaces



Komando Kroketa: senderismo, trekking, alpinismo, esquí de travesía
_/\_ http://www.komandokroketa.org/
Komando Kroketa: senderismo, trekking, alpinismo, esquí de travesía (krokeweb)