Komando Kroketa: esquí de travesía, alpinismo, senderismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/

Balaitus (Pico de Balaïtous o Pico de los Moros), 3.144 m

Ruta: Ascensión desde Arrens por el glaciar de las Néous
Fecha: 22-4-07
Participantes: Karmelo, Guillermo, Teresa, Arturo (foto de cima)
Comentarios: Ruta de una cierta dificultad que acaba en un corredor, y que puede complicarse mucho si escasea la nieve. Cuidado con el riesgo de aludes porque la zona es bastante avalanchosa

Otras rutas

Tras un largo viaje desde Zaragoza  pasando por el Portalet, comprobar que como siempre el Col d'Aubisque está cerrado, Laruns, Louvie-Juzon, Lourdes, Argelès-Gazost y Arrens-Marsous, en este último pueblo cogemos la carretera D-105. Ésta nos lleva por un precioso valle, donde la gente aprovecha para dominguear o pescar en el pantano. La carretera, justo antes de convertirse en una pista privada, acaba en un amplio aparcamiento (geolocalización para llegar al punto de partida). Allí mismo hay una casa, el "Chalet d'Accueil et d'Information" del Parc National des Pyrénées Occidentales.

Punto de partida de la subida al Balaut por las Neous
"Chalet" punto de partida

Un cartel indica, entre otros destinos y tiempos:

Subida al Refugio de Ledormeur

La ruta hasta el refugio es bastante evidente ya que implica seguir el río, al principio por camino muy evidente que sube por el valle, y después girando para ascender por el segundo valle que se abre a la derecha.

0:00 Cargamos esquís a la espalda, y comenzamos la excursión a las 6:00 de la tarde cruzando el río  por un puente. El camino empieza con unos zigzags por bosque para salir después a campo abierto.

0:15 Lac de Suyen, pasamos cerca de un pequeño lago represado. Mirando al frente ya vemos los dos valles que se abren a la derecha, sabiendo que debemos coger el segundo.

Subida al Balaitous: Ruta al Refugio Ledormeur desde el Lac de Suyen
Ruta al Refugio Ledormeur desde el Lac de Suyen

0:22 Vemos unos carteles que marcan un desvío a la derecha, que no tomamos. También señalan al frente "Ledormeur 1h.30", con lo que comparando con el cartel inicial hasta los de letras pueden calcular fácilmente ;-) que llevamos un buen ritmo, por debajo de las indicaciones. La realidad es que las pesadas mochilas nos echan para atrás ralentizándonos, pero las ganas de llegar y quitárnoslas por un lado, y la amenaza de lluvia por otra, hace que vayamos algo rápidos. De todas formas los tiempos de los carteles parecen más para paseantes muy tranquilos.

0:44 Nuevos carteles que señalan otro desvío a la derecha, que tampoco hay que tomar. Y nueva referencia "Ledormeur 1h". Todavía no hay nieve así que al peso que ya llevamos a la espalda hay que seguir sumando el de los esquís. Comprobamos que la zona es muy avalanchosa y peligrosa con un mínimo riesgo de aludes, ya que vemos rastros de antiguos aludes, como piedras y ramas arrastradas barriendo el camino, o incluso laderas de árboles arrancados.

0:58 Le Labassa, llegamos a una planicie herbosa, donde el riachuelo que hace varias eses. Empieza a chispear con lo que hay que ponerse el impermeable, ... salvo que descubras en ese momento que lo has olvidado, como yo :-(  cosa que hace peligrar la posibilidad de subir a cima si hace mal tiempo.

Hacia el final del llano un puente permite cruzar a la derecha, en parte para evitar posibles caídas de piedras y aludes de nieves por la ladera izquierda, aludes de piedras que han formado un impresionante cono de acumulación que se ve mejor desde el mismo refugio

1:07 Nuevo cartel, marcando a la derecha el ascenso a Ledormeur 45', y al frente izquierda unas marcadas zetas llevan al Collado de la Piedra de San Martín. El río también gira a la derecha marcando el camino. La subida tiene una fuerte pendiente salvándose en parte con estrechas zetas; a la derecha hay unas "grandes paredes rocosas". El cansancio se nota en las piernas, pero la lluvia, la falta de impermeable y las ganas de llegar al refugio dan alas, y entre bufidos la subida es rapidilla.

Subida al Refugio Ledormeur desde Le Labassa, y ruta al Balaïtous por las Neus
Subida al Refugio Ledormeur desde Le Labassa. A la izquierda ascensión hacia las Neous
(la perspectiva es engañosa, ya que el refugio está a la altura del camino)

1:26 El barranco se abre un poco y la pendiente cede ligeramente. Es el punto para confiar en la reseña ;-)  y dejar el camino que sube desviándose poco a poco a la izquierda, para girar a la derecha, aunque no se vea el refugio.

1:28 Refugio Ledormeur, aunque un poco oculto desde el camino, enseguida se ve, estando justo encima de las "grandes  paredes rocosas" que mientras subíamos por las estrechas zetas teníamos a la derecha.

Hemos subido a buen ritmo, pese a que al haber poca nieve hemos tenido que hacer todo el camino porteando los esquís. Por estas fechas sería más habitual haberse puesto los esquís bastante antes, pero este año ha sido muy parco en nieves.

El refugio libre es pequeño, con una cama corrida de colchones, y coincidimos allí 11 personas, quizás demasiadas para el habitáculo. Por el techo hay unos cables donde colgar la ropa para secarla. Hay también luz eléctrica con paneles solares, pero esta vez no funciona, y, como es inevitable, algo de basura de falsos montañeros que dejan cosas que no les costaría nada bajárselas.


Refugio Ledormeur - Balaitous

Por la mañana vemos que un grupo de 5 vascos del refugio se levantan y parten a eso de las 5 y pico de la mañana. Tras ellos, nosotros nos levantamos para mirar el tiempo, y con la excusa de que aunque es de noche el tiempo parece malo, dejamos que mande la perece y hacemos lo que se supone ;-)

Bastante después nos levantamos y parece que el tiempo mejora, así que nos decidimos a intentarlo. Aunque hasta aquí hemos llegado porteando, podemos ponernos los esquís casi en el mismo refugio y subiremos foqueando sin quitárnoslos hasta el pie del corredor. La ascensión es muy evidente, ya que seguiremos en todo momento el valle, incluso cuando éste gira adentrándose en el glaciar de las Néous.

0:00 Salimos a las 7:42, bastante por detrás incluso de algunos que han salido en el día desde el mismo aparcamiento. Evidentemente no es la hora recomendada de salida ;-)

Desde el refugio volvemos al camino por donde llegamos el día anterior y subimos desviándonos hacia la izquierda, dirección a una especie de collado.

Subida al Balaitus por las Néous desde el refugio de Ledormeur
Ascensión desde el refugio de Ledormeur

0:28 Cuando llegamos arriba delante tenemos un valle más o menos llano, que se desvía hacia la izquierda, destacando  al fondo las paredes de la cresta de Costérillou. Avanzamos a media ladera por la izquierda ganando ligeramente altura poco a poco. Pasamos un gran alud, formado por una placa rota en lo alto que después había acumulado y arrastrado mucha más nieve por un canal. 

Cuando el valle llega al pie de las paredes de la cresta de Costérillou gira a la derecha y continúa al pie de dichas paredes. Nosotros aprovechamos una ancha pala nevada para recortar la vuelta del valle.

1:42 Nos plantamos al pie de la cresta de Costérillou, donde hacia la derecha ya podemos ver el resto de la ruta por el Glacier des Néous, apreciándose al fondo el corredor de ascenso, y donde vemos en su inicio a un grupo que parece "atascado".

Glaciar de las Néous (Neus o Neous) y corredor de ascenso al Balaïtous
Glaciar de las Neous y corredor de ascenso al Balaitús

Aunque parece que ya esté relativamente cerca, es una perspectiva engañosa, ya que todavía queda bastante y por delante hay una buena subida, que se debe salvar con interminables zetas. El cansancio se nota y bajamos el ritmo yendo un poco más despacio.

El corredor de subida es el segundo a la izquierda del collado que hay al final del valle. Mientras vamos subiendo vemos que el grupo que estaba atascado en un estrechamiento en la base del corredor, tras mucho tiempo consigue ir superándolo con muchas dificultades, algún patinazo y varios gritos de "cabreo-tensión". Eran los mismos 5 del refugio.

3:23 Llegamos al pie del Corredor de la Néous. Paramos a su derecha donde dejamos los esquís, descansamos un rato aprovechando para comer y beber, y nos equipamos con piolet, crampones, casco, arneses y material de aseguramiento.  Nos dividimos en dos cordadas independientes, cada una atada con una cuerda de 30 m.

Corredor de las Néous, de ascensión al Balaïtous
Corredor de las Néous al Balaitús

Tras algo menos de una hora salimos de la zona protegida donde están los esquís y vamos a la chimenea. Unos pocos metros de nieve más arriba llega el paso estrecho, donde la escasez de nieve lo pone difícil. Poco antes a la derecha aprovechamos un cordino para que el segundo de cordada se ancle y asegurar al primero. Justo al comienzo del paso a la izquierda hay una "chapa que chapamos". El paso es un saliente algo complicado en mixto hielo roca, de un par de metros caída, y bastantes más metros rodando por la nieve (complicado al menos para simples aficionadillos como nosotros :-). Un pequeño chute de adrenalina pensando en la caída alimenta la sensación de hacer algo más complicado que las pateadas habituales. Al final con kuidadín se supera clavando bien el piolet y los crampones.

Encima del "adrelinador" a la derecha hay una chapa con un spit, para asegurarse, y algo más arriba a la izquierda, un cordino que utilizamos para montar la primera reunión. Pasado el estrechamiento el resto de la ascensión es por nieve, que aunque muy pendiente, la encontramos en buenas condiciones para subir, aparte de haber una buena huella. Así al final acabamos subiendo "en ensamble" (sabiendo perfectamente lo no recomendable de la técnica, pero no había ninguna dificultad). Cuando llegamos arriba del corredor nos sorprende que el trípode de la cima está allí mismo, el corredor llega prácticamente a la misma cima (foto desde la cima), y también nos sorprende que aparte del primer paso todo ha sido mucho más fácil de lo esperado, razón por la que seguíamos encordados.

5:13 Balaitus. El día está claro y las vistas son fantásticas (Frondellas, Infiernos, Garmo Negro, Argualas, Vignemale, ...). Somos los últimos en subir y estamos solos en la cima, que sumado a que no se ven huellas en la su ladera, al no haber subido nadie por otras rutas, da una sensación de cima virginal.

Estamos más de una hora en la cima y cuando empezamos el descenso el grupo de los 5 todavía estaba bajando, a pesar de que cuando llegamos a cima ya habían empezado el descenso, todo a base de rápeles. Viendo lo que les costó la subida y lo lento y "aparatoso" de su bajada da la sensación que a más de uno le venía bastante grande la cosa, o que alguno de ellos acabó embarcando a los demás imprudentemente.

Bajamos primero caminando y cuando la pendiente se puso más fuerte montamos algún rápel para bajar un poco más seguros. Para el último tramo, el que ha costado subir, el rápel se hace necesario para bajar enteros, aparte de que aquello se había convertido casi en una cascada de agua.

Cuando llegamos abajo descubrimos con desagrado que un hijo de mala ... especie animal nos ha robado un bastón. Por si acaso miramos todos los alrededores por si hubiera caído, pero no. Así que Teresa ha de bajar esquiando "coja de una mano" con un buen cabr###, y no por su coste, sino porque la falta del bastón supone problemas para esquiar, e incluso la posibilidad de lesiones por las caídas generadas.

La bajada esquiando por el glaciar de las Neus es muy buena, y con bastones y buena nieve ha de ser excelente. Por las laderas laterales vemos que han caído muchas coladillas, a pesar de que el nivel de riesgo de aludes es medio bajo, confirmando el peligro de aludes de la zona.

De vuelta al refugio, relax, satisfacción y alegría. Pasamos otra noche allí con la intención de hacer algo más al día siguiente, como el Cambales y Cristales, pero morfeo y la falta del bastón nos convencen de que un buen descanso a veces es la mejor aventura. Así al día siguiente sin prisas hacemos las mochilas, dejamos dinero en la hucha blindada que hay para ello, cogemos nuestra basura y, como quejarse no es suficiente para mejorar las cosas, también recogemos basura que habían dejado otros, para bajarla (botellas, botes, cazuelas destrozadas, ...).

La bajada es muy agradable, por la satisfacción, la tranquilidad y el buen tiempo que nos permite ver bien el paisaje que apenas pudimos apreciar de subida. En Le Labassa nos sorprende una gran manada de sarrios, poco habitual con tantos animales, que además estaba curiosamente acompañada por otra cabra montesa de una especie muy diferente.


El material que utilizamos para superar el corredor fue de 1 cuerda de 30 m, 2 cintas express y algún cintajo, aparte del material de aseguramiento y rápel, por cada cordada, atando las dos cuerdas de 30 m para rapelar la bajada. De todas formas hay que tener muy en cuenta que la dificultad y material necesarios pueden variar completamente de acuerdo a la cantidad de nieve y su estado, y por supuesto a la experiencia de cada uno.

La excursión, estando en forma, es perfectamente factible en una sola jornada desde el aparcamiento, pero ya que necesitamos un día para llegar en coche hasta Arrens-Marsous, lo aprovechamos también para acceder al refugio.

Perspectivas del Balaïtous

Links relacionados


[kroketas] Komando Kroketa: esquí de travesía, alpinismo, senderismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/
[Alpinismo]
Komando Kroketa: esquí de travesía, alpinismo, senderismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/