Komando Kroketa: senderismo, esquí de travesía, alpinismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/

Castor, 4.221 m
Pollux, 4.099 m

Ruta: Ascensión por el Refugio Quintino Sella; descenso por el Refugio Mezzalama
Fecha: 19-8-02
Participantes: Arturo, Elvira, Guillermo, Juan, Karmelo, Sonia, Teresa
Comentarios: Cuatromiles de no gran dificultad; El Pollux tiene una trepada final en la que es recomendable llevar cuerda, sobre todo para el descenso, aparte de llevarla por seguridad en las grietas de los glaciares.

18-8-02: St. Jacques - Collado de Bettaforca - Refugio Quintino Sella

Por la carretera que cruza el valle de Aosta nos dirigimos al valle de Ayas cogiendo en Verrés un desvío hacia Champoluc y St Jacques. Dejamos la furgoneta en Sant Jacques (1.686), y más por domingueros que por ser un poco tarde cogemos un taxi todoterreno (11€/persona) hasta el Collado de Bettaforca (2.672), a donde también se puede llegar en telecabina desde el valle de Gressoney, siguiente valle hacia el Este. Los montañeros de pro suben a patita desde cualquiera de los dos valles, aunque desde el segundo es un poco más corto.

0:00 A las 12:09 empezamos a caminar desde el collado siguiendo la cresta hacia arriba; un cartel indica 3h-3:30h al Quintino. El camino es evidente en parte porque está muy pisado y marcado, y por otro lado porque hay mucha gente subiendo y bajando. En poco más de hora y media llegamos a un colladete, donde ya podemos ver al fondo el Castor, giramos a la derecha, y cruzamos un pequeño nevero sin problemas, para el que no necesitamos crampones.

subida al Quintino Sella
Collado y paso de nevero subiendo al Quintino Sella

Algo menos de una hora después llegamos a una zona protegida con una cuerda fija muy gruesa, que realmente no es necesaria, más bien a veces molesta más que ayuda, pero se supone que será para cuando haya hielo, o de quitamiedos para gente inexperta (más todavía que nosotros ;-). Los diversos tramos de la cuerda nos llevan casi hasta el mismo refugio.

3:11 Refugio Quintino Sella (3.585, foto del refugio). Es un refugio nuevo, está bastante bien, aunque se agradecería una cena un poco más copiosa (no incluye bebida). Bonitas vistas del Castor (izquierda) y Lyskamm (derecha).

No hay agua potable, aunque afortunadamente esos días sí hay un poco de agua corriente, y la potabilizamos con unas gotas de yodina. En general no tenemos problemas por la altura, salvo Sonia que con un ligero dolor de cabeza decide tomar alguna aspirina.

De vez en cuando oímos retumbar como truenos, pero no hay tormenta: son bloques de hielo que caen de los seracs.

19-08-02: Quintino Sella - Castor - Pollux - Mezzalama

Nos levantamos pronto, pero con nuestra usual eficiencia en prepararnos, ponernos los crampones, arneses, encordarnos, etc., acabamos saliendo los últimos, a las 7:00.

0:00 Seguimos la huella, muy marcada, dirección Norte. Tras una suave subida inicial giramos a la derecha (Este), en dirección al Col du Felik, llaneamos y empezamos una subida de fuerte pendiente, hasta una arista que baja del Pico Felik. Una vez arriba cresteamos arista arriba.

1:40 Pico Felik.

Felik, Castor
Subida al Felik, y cresteo hasta el Castor

Desde aquí sólo hay que seguir la cresta hacia la izquierda, con alguna subida y bajada, y algún paso de arista estrecho con problemas para cruzarnos con los que bajan, pero fácil.

2:40 Llegamos al Castor. La vista es muy buena. Siguiendo la cresta podemos ver  en primer plano El Pollux, donde intentamos adivinar el camino de subida mirando por dónde va la gente. Siguiendo la línea de la misma cresta vemos al fondo el Cervino, y justo delante de él el Breithorn, donde estuvimos el año pasado  (krokexcursión al Breithorn)

Castor
Arista de bajada del Castor

3:10 Empezamos la bajada caminando cual muñecas de Famosa por una arista nevada, afilada y con una huella estrecha, justa para los dos pies juntos, donde hay que ir con mucho cuidado por las imponentes caídas a ambos lados. A media cresta giramos a la izquierda y bajamos por una fuerte pendiente. Cruzamos una rimaya que corta la ladera y anima un poco el camino, y bajamos hasta el collado con el Pollux.

Castor
Arista, rimaya y bajada del Castor

Elvira y yo, que formamos una de las cordadas, nos adelantamos por ser más lentos en las subidas. Seguimos las huellas y rodeamos un contrafuerte rocoso del Pollux, comenzando la subida por detrás, por un canal bastante empinado, con nieve helada. Debemos asegurar los pasos, y clavar bien los crampones para no caer. Cuando llegamos a la zona rocosa nos quitamos los crampones y empezamos la trepada. Las otras dos cordadas suben directamente por el contrafuerte rocoso.

Pollux, Cervino Matterhorn
Subida al Pollux

El camino no está muy marcado, perdiéndose a veces los hitos de piedra, y aunque no haya mucha pérdida hay que prestar atención para no despistarse de la senda de trepada. Llegamos a una zona de cadenas, que primero parece fácil de subir con un pasamanos al que nos aseguramos con una cinta y un mosquetón. Pasado el pasamanos, vemos que la cosa se pone peor, no es como la cuerda de subida al Quintino Sella ;-). Las cadenas suben más verticales y el lugar está lleno de gente bajando, y cuerdas particulares. Como podemos, nos vamos dejando paso unos a otros, cruzando y subiendo. La cosa se pone peor, tanto porque sube más vertical, como porque no hay forma fácil de cruzarse. Al final unos españoles se lían con las cuerdas para rapelar y mientras lo arreglan nos dicen para pasar. Así llegamos hasta el final de las cadenas, donde hay una amplia repisa, con una estatua de una virgen.

6:00 Ya sólo queda una fácil cresta nevada y llegamos a la cima

6:24 Pollux. Es importante no dejarse los crampones abajo, al pie de las cadenas, para aligerar peso, porque esta última subida los requiere. Un par de vascos ya nos habían avisado de ello en el Quintino Sella.

Para bajar volvemos hasta la virgen, echamos una cuerda y descendemos rapelando por la zona de cadenas. La última persona en bajar es mejor que se quede un poco más arriba del pasamanos para recuperar la cuerda, porque si no puede engancharse al recuperarla. Descendemos por el mismo camino de subida, y donde se juntan las dos vías de subida descendemos por el contrafuerte rocoso, descartando la pala helada por donde habíamos subido Elvira y yo, por haber mayor peligro de caer por un patinazo.

Una vez abajo, continuamos la bajada en dirección al Refugio Mezzalama, siguiendo una de las diversas huellas de la multitud de gente que ha pasado. En el descenso hay que ir con cuidado porque se pasa sobre el glaciar de Vendrá y hay muchas grietas, las huellas del camino rodean las mayores, y saltan las más estrechas. Si no hubiera huella, muchísimo cuidado, y atentos a las cuerdas para detener al compañero si cae en una grieta.

El camino de bajada pasa por el refugio des Guides di Ayas (3.425), que goza de unas impresionantes vistas de los seracs colgantes. Entramos a preguntar si hay plazas, pero está lleno, por tanto debemos continuar hasta el de Mezzalama. Nos quitamos crampones, desencordamos y aligeramos ropa. Rodeamos el refugio y por el otro lado continúa el camino de descenso. Los truenos de las caídas de bloques de hielo son constantes.

Ref. de Mezzalama (3.080): es algo antiguo, pequeño, incómodo y caro, sin espacio apenas para mochilas en las habitaciones, pero los guardianes son amables y la comida es buena.

20-08-02: Mezzalama - St. Jacques

La mañana siguiente nos levantamos tranquilamente, y con todos los trastos a la espalda comenzamos el descenso. Bajamos por sendero hasta una pista, por la que continua el camino. Bajamos siguiendo los diversos carteles que nos indican el camino hasta St Jacques. El paisaje es muy bonito, y por ello nos cruzamos con muchos paseantes.

Fotos: Guillermo, Karmelo

Enlaces relacionados


[kroketas] Komando Kroketa: senderismo, esquí de travesía, alpinismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/
(Montaña)
Komando Kroketa: senderismo, esquí de travesía, alpinismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/