Komando Kroketa: senderismo, esquí de travesía, alpinismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/

Rafting en Riglos

Ruta: de Carcavilla a Murillo
Fecha: 3-6-01
Participantes (clasificados por puntuación): Isabelle, Karmelo, Lola, Elvira, Miguel Ángel, Leilah, Benjamín, Fernando

Hay quien lo llama Kutreraftig, ya que llamarlo rafting quizás es echar un piropo a un descenso en una barca de pesca donde caben como mucho 3 personas (aunque 3 pueden ser multitud, por eso a veces se producen pequeños accidentes donde uno de los marineros cae tras un involuntario empujoncillo de los otros ;-)

Es una pena que la navegación en barca "no esté del todo permitida sin permisos especiales", porque si no ese 3 de Junio nos hubiéramos pasado de maravilla descendiendo por las aguas del río Gállego, de Carcavila a Murillo de Gállego, por el mismo tramo por el que desciende el rebaño pastoreado por una empresa dedicada al rafting  ;-)

Estoy seguro de que si hubiéramos podido hacerlo, la expedición hubiera o hubiese comenzado con buenos augurios. Estando 4 maromos, sólo teníamos dos chicas, una barca, tres cascos (uno de ellos de obrero), chalecos y remos. Y en eso llegaría Benjamín enriqueciendo el depósito de material con dos bellezas más, más dulces que el chocolate del país del que venían, Bélgica (aunque una era originaria de Marruecos).

Al ir nosotros en plan pirata, pero sin ganas de abordar a nadie, aparte de que en nuestra inocencia no sabríamos qué hacer con las prisioneras (¿any idea?), para evitar problemas dejamos que el rebaño oficial se alejara antes de comenzar nuestro descenso.

Para el primer descenso hacemos a Isabelle un sanduche (encantadora forma latinoamericana de llamar a esa horrible palabra sandwich), con Miguel Ángel delante y Karmelo detrás. Más por el tamaño de la barca que por rezar a Poseidón pidiendo clemencia, entramos a la barca poniéndonos de rodillas dentro de ella para el descenso.

rafting

El descenso comienza tranquilo para enseguida calentar motores con unos rápidos no muy peligrosos. Miguel Ángel conocía un poco el río, de anteriores bajadas,  e iba diciendo cómo y por donde bajar, y Karmelo era quien maneja la barca que a la deriva la lleva.

La cosa cada vez se pone más peliaguda, con algunos rápidos que consiguen subir la adrenalina, y donde hay que mirar muy bien el río para decidir por qué lado se baja, evitando zonas de sifones, paredes de rocas, o zonas de poca agua donde las rodillas "acarician" violentamente las piedras del fondo.

Tras los primeros rápidos, en un infortunado descuido en un salto de agua, las fantasías empiezan a tomar un cariz más cálido donde una mano desconocida parece empujar a Miguel Ángel al agua, quedándome Karmelo a solas con Isabelle.

Mientras Miguel Ángel entre trago y trago de agua no paraba de gritaba ¡¡¡qgue me affhogggo!!! cayendo por los rápidos, sin poder frenar, Karmelo intentaba aprovechar para remar en dirección contraria y quedar a solas con Isabelle, por ello le gritaba continuamente que remara, pero ella ni caso. Por otro lado el muy traidor, de M.A. con la tontería esa de que no quería morir ahogado allí mismo, seguía nadando como un loco para llegar a la barca. Cuando la alcanzó, como había perdido un remo, Karmelo no pudo darle en la cabeza para hundirle del todo por miedo a perder el otro remo.

Supongo que lo entendéis ¿no? (por lo menos ellos), si M.A. no quiso ser solidario con Karmelo, él tampoco tenía que serlo ;-)

Después diría que lo había pasado muy mal, y que gracias al chaleco salvavidas no se ahogó, pero todavía hay dudas de que no fuera todo una mentira por estar celoso y fastidiar el resto de la fantasía erótico-festiva.

Como no había más caídas, y querendo "mojar" a Isabelle, en un tramo tranquilo, y tras grandes esfuerzos bamboleando, consiguieron volcar a posta la barca para refrescarse un poco.

Puntuación final: 1 pto. (M.A.: 1 pto., Isabelle: 0 ptos., KU: 0 ptos., el vuelco voluntario no puntúa)

Cargamos la barca tal cual encima del coche y para arriba. Para el segundo descenso el sanduche se lo hacen a Leilah, Benjamín delante y Fernando de timón.

rafting

El recorrido es el mismo aunque las fotos se vean más bravas al haberse elegido mejor los puntos donde sacarlas (... las fotos). Durante el descenso se perdió otro de los remos, pero poco después encontraron uno, ya sea el mismo, o muy posiblemente el perdido en el anterior descenso.

rafting

Puntuación final: 3 * N ptos. (N>1, número de vuelcos, que fueron bastantes y las pasaron puuuuuñeteras).

Ya sólo quedaban Lola y Elvira para descender, y como Fernando y Miguel Ángel ya estaban escarmentados de las caídas, como Karmelo ya que había bajado una vez, conocía un poco los puntos críticos del río, y bla bla bla, .... y por supuesto que había que aprovechar tan excelente ocasión con dos buenas mozas, se apuntó encantado.

El descenso empieza con Lola detrás de timonel y Elvira en medio. Tras el primer rapidillo en que a Lola no le dio tiempo a habituarse a manejar la barca se decidió que mejor la manejaba Karmelo (... la barca), ya que ya tenía práctica, y empezaba a hacerse tarde.

Con dos mujeres a sus órdenes la corrida (por las aguas) fue impresionante, bajando a toda velocidad habituados ya a controlar la barca y conociendo mejor el río. Así hasta que en un salto de un rápido el volcado fue inevitable. Lo primero Karmelo en cuanto sacó la cabeza del agua como iba detrás tuvo más fácil para ir a buscar la barca y engancharla para no perderla, y tras arrastrarle unos metros consiguió subir. Después Lola alcanzó la barca y subió. Para entonces Elvira, que antes iba en la cabecera de la barca, caía río abajo a cierta distancia arrastrada por la corriente. Ante la duda de si es mejor pájara en mano o ir a por las dos, Karmelo se decidió por esta última (ya se sabe que el menage a trois es una fantasía estándar en los hombres). Por tanto se pusieron a remar como locos para pillar a Elvira, cosa que no fue posible hasta más abajo donde el agua se calmó un poco. Al igual que a Miguel Ángel y Fernando el subidón de adrenalina le dejó exhausta, con un temblor de piernas y sin muchas ganas de más emociones fuertes para el resto del día. Obviamente para no desmerecer las anteriores bajadas también se perdió algo, el casco "de obrero" que llevaba Karmelo.

Recuperdo el aliento poco después en el río se formaba un estrechamiento con una caidita. En una de las rocas laterales del estrechamiento se formaba una especie de remolino o sifón en el que se atascó la barca. Intento de remar hacia donde caía el agua, cosa que parecía fácil porque el agua debía arrastrarnos, pero no. Empujando con los remos contra la roca para alejarse de ella y después remar para entrar en el cauce de agua de la caída, pero nada, otra vez al mismo punto. Allí estuvieron quizás 10 minutos de lucha, hasta conseguir bajar girados de espaldas.

Y por fin llegada al destino, pero no al fin de la aventura. Allí estaba solamente Fernando porque el resto se había ido con los coches a ver un barranquillo.

Puntuación final: 3 ptos.

Tras larga espera, pasando frío, impacientes, y echando pestes, se decide para ganar tiempo y entrar en calor, cargar con la barca y todos los trastos, y entre los cuatro llevarla una buena caminata hasta la carretera. Poco después de llegar a la carretera, con mucho retraso y anocheciendo, llegaron los coches hasta el punto donde estában, habían tenido un pinchazo que les entretuvo aún más del retraso que ya llevaban.

Bocata, bebida, descanso y tertulia en un  bar de al lado; y ya de noche para Zaragoza.

Si a alguien le ha molestado algún comentario aparentemente sexista, fuera de tono, o lo que sea, se piden piden disculpas, pero evidentemente, todo esto no ocurrió, ya que no se puede navegar sin permisos, y no es más que un sueño o fantasía lúdico-erótico-aventurera ;-). Faltaría también la versión del sueño erótico-festivo del sector femenino, pero no ha sido posible conseguirlo. Y las supuestas fotografías fueron extraídas de un encefalofotogramafiador (¡Eps! es una sola palabra, no la separéis por partes ;-)

Como somos muy respetuosos con las normas, al no poder hacer rafting en lugar de disfrutar con aguas bravas nos tuvimos que conformar con patatas ídem, donde corrió no sólo el agua, y donde se dan saltos sólo si la salsa pica mucho. Eso sí, si algún día lo hacemos tenemos una cosa muy clara, un buen chaleco salvavidas es imprescindible, así como llevar casco. Para terminar remarcar mil veces que las actividades a lo loco tienen un riesgo importante no siendo recomendable hacer locuras de estas, y más cuando en el río puede haber sifones peligrosos y demás. Habría que conocer antes a fondo el río y analizar las condiciones del momento.

Encefalofotogramafías: Miguel Ángel Martínez


[kroketas] Komando Kroketa: senderismo, esquí de travesía, alpinismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/
(Montaña)
Komando Kroketa: senderismo, esquí de travesía, alpinismo, excursionismo
https://www.komandokroketa.org/