Komando Kroketa: montañismo, escalada, excursionismo, esquí de montaña
https://www.komandokroketa.org/

Pico Lecherín (Pico de la Garganta de Borau), 2.567 m

Ruta: Subida al Lecherín por el valle de Aísa
Fecha: 24-3-12
Participantes: Carlos, Carolina, Charly, Nacho, Karmelo, Teresa 
Comentarios
: Ruta fácil, salvo el canal final, que exige trepada en verano, o experiencia en corredor de nieve fáciles en invierno. El ascenso se hace por un valle muy bonito.

Otras rutas


En Jaca coger el desvío marcado como Aísa, y pasado Latiesas se accede a un bonito valle que lleva a Aísa (no confundir con Aínsa en el Sobrarbe); también se puede acceder desde Castiello de Jaca por Aratorés y Borau, siendo un poco más corto pero con peor carretera. Pasado el pueblo, continuar otro buen rato por la carretera que sube hacia el Norte por el fondo del valle, teniendo delante una preciosa estampa del valle con los picos de la Llana del Bozo, Llana de la Garganta y Aspe al fondo. La carretera finaliza en el aparcamiento de "la Cleta", donde una barrera corta el paso (geolocalización para acceder al punto de salida). En invierno, o principios de primavera, el final de la carretera puede estar cortado por placas de nieve, debiendo hacerse a pie o foqueando unos 15'.

Aunque éstas serían fechas de subir en esquís, la escasez de nieve no lo permite, así que subiremos a pie.

0:00 Partimos a las 9:56 pasando la barrera metálica que corta el paso a los coches, siguiendo por la pista. Avanzamos con el río abajo a la derecha, hasta que la pista gira hacia la izquierda abriéndose el valle al llegar a un amplio rellano, donde tenemos una bonita panorámica, con los Picos de la Bernera (izq), Llena del Bozo, Llena de la Garganta, Aspe y Lecherín (dcha). El refugio libre de las Saleras queda medio oculto poco más arriba a la izquierda.

0:11 Dejamos la pista para seguir por un sendero que desciende ligeramente hacia la derecha para cruzar el río. Atentos, porque en tiempo de deshielo puede ir algo crecido, y ser complicado cruzar sin descalzarse, e incluso puede ser que de subida se pueda pasar bien, y de bajada complicarse por llevar más agua al aumentar el deshielo con el calor del día.

Subimos siguiendo el sendero que asciende por la parte superior de la loma.

Ascensión a los Lecherines desde Aísa
Subida al Lecherín desde el cruce del río

0:24 Un cartel indicador del GR 11.1 señala a la izquierda "Collado del Bozo", y a la derecha "Collado de la Magdalena". Dejamos el camino de la izquierda que lleva el Aspe, el destino más popular de la zona, dirigiéndonos a la derecha, para entrar en el barranco que lleva a los Lecherines, por el Valle de Rigüelo.

El sendero avanza por nuestra izquierda del barranco (derecha geográfica) hasta que hacia el final se ha de girar a la derecha, dejando un poco a la izquierda el canal de subida al collado del Paso de la Garganta de Aísa.

1:04 Comienza una fuerte subida, habiendo sido hasta aquí un paseo bastante llano, paramos 20' a comer y poner crampones. El camino es evidente tomando como referencia el collado entre el Pico Lecherín (izquierda) y los característicos Mallos de Lecherín (derecha), con forma de torre de 3 dedos.

Subida a los Lecherines (Pico de la Garganta de Borau)
Ascensión desde el valle de Rigüelo al collado entre el Pico Lecherín (izquierda) y
los Mallos de Lecherín (misma foto de los Lecherines con "ambiente invernal")

En la parte alta hay bastante nieve, así que no seguimos un camino definido, sino que vamos abriendo huella por donde mejor nos parece, y en este caso subimos un poco por nuestra derecha del barranco, por debajo de los Mallos de Lecherín, mientras que en verano la senda va más directa. Vista del Lecherín.

2:27 Llegamos al collado, con un buen paquete de nieve. Las vistas de los Mallos de Lecherín son espectaculares.

Corredor del Pico Lecherín
Canal final de subida al Pico Lecherín desde el collado

2:41 Tras una paradita, empezamos la subida a la izquierda desde el collado, dirigiéndonos al estrecho corredor central. Por delante de nosotros hay un par de vascos con un perro (Argi), pero se les ve dudar, y parecen hacer tiempo a ver qué hacemos nosotros, así que al final les pillamos, y nos dicen que efectivamente dudaban porque la nieve estaba un poco dura y les daba respeto. Nos ponemos por delante y vamos abriendo huella con lo que se animan a seguirnos. La pendiente del corredor es fuerte pero cramponeando bien y asegurando el piolet no presenta especiales dificultades, al menos si no está demasiado helada.

Hacia el final el corredor se divide en dos, teniendo el pico dos cumbres gemelas, dirigiéndonos al de la izquierda, un poco más fácil, y donde está el buzón de cima.

3:04 Pico Lecherín. El tiempo acompaña, y las vistas son muy buenas; Pico de Aspe y Sombrero (zoom del Aspe), Collarada y circo de Ip, Midi de Ossau, Infiernos, Garmo Negro y Argualas, Mesa de los Tres Reyes y Anie, Palas, Balaitous y Frondiellas. Charly y Nacho están eufóricos, ya que no están habituados a estas salidas de alpinismo invernal, siendo para ellos algo bastante exigente, y especial.

En la cumbre izquierda está el buzón, con forma de una caseta plateada, pero nos animamos a acceder también a la otra cumbre (vista de la cumbre occidental desde la cumbre oriental), que también tiene hito, y dependiendo de la perspectiva parece que pudiera tener algún metro más. El paso por el collado entre ambos picos está algo delicado porque la nieve ha formado una arista afilada con mucha exposición a ambos lados, y la trepada de un par de metros finales también exige bastante cuidado (vista de la cumbre oriental desde la cumbre occidental).

De bajada "Argi" tiene dificultades, y no se atreve a bajar, pero después de varios empujones y algún tirón, por fin su dueño lo convence, y una vez empezada la bajada sigue sin problemas. Nosotros, con Charly y Nacho no tenemos tantos problemas, y no hay que ponerles correas para que bajen ;-)  pero hemos de ir despacito asegurando, con lo que tardamos en bajar al collado más del doble que subiendo, y eso que de bajada la nieve se había transformado considerablemente con el sol, estando mucho más blanda que de subida.

Subida al Lecherín, Pico de Aspe (Pico de la Garganta), Lecherines
Ascensión a los Lecherines y al Aspe por la ruta de Aisa


Subida a los Lecherines en esquís

Fecha: 2-2-20;
Participantes
: Javi, Karmelo

A medida que vamos entrando al Valle de Aisa, pensamos que quizás hayamos "pringado", porque íbamos para subir con esquís de travesía, y aunque dábamos por hecho que habría algo de porteo empezamos a ver que la nieve está mucho más alta de lo esperado.

Al llegar al final de la carretera, en el aparcamiento de La Cleta, comprobamos que no somos los únicos con esquís, y como dicen "mal de muchos consuelo de tontos", nos consolamos algo ;-)

0:00 Empezamos a las 9:40 con los esquís a la espalda, y al llegar a valle abierto, bajo la cresta del Aspe, ya vemos que para subir al Pico Aspe hay que portear hasta el embudo. Dudamos de dónde dirigirnos, si la clásica subida al Aspe (reseña), quizás subir a la Llena del Bozo (reseña), o dirigirnos al Pico Lecherín, y viendo que con éste último hay algo menos de porteo, decidimos que iremos a por él, donde además habría menos gente que en el Aspe.

0:14 El cruce del río, está complicadillo porque lleva bastante agua.

0:52 Ponemos esquís en el barranco al que se desciende para empezar la fuerte subida. Ascendemos muy despacito.

Camino del Pico Lecherín
Llegando al collado, de la ruta al Lecherín desde Aísa

3:08 Collado, seguimos con los esquís unos pocos metros más arriba,

3:20 Dejamos los esquís al pie del corredor, haciendo una parada de 25'. El corredor se subía bien sin crampones, habiendo huella muy marcada.

4:07 Pico Lecherín (a ritmo muy lento).

El descenso en esquís no será de los que recordaremos como gran esquiada, ya que aunque la ladera de descenso es muy prometedora, con el calor que hacía, donde daba el sol estaba pesada, y donde no daba se mantenía algo costra. Pero siempre mejor bajada que hacerlo a pie ;-)

Al llegar al río, un pequeño problemilla, ya que si de subida su cruce fue un poco justo por haber bastante agua, de bajada, con el calor del día, todavía llevaba más agua, con lo que tuvimos que buscar por dónde poder pasarlo sin descalzarnos.


Rescate en el Pico Lecherín

Ruta: Intento de subida a los Lecherines abortada para participar en el rescate a un accidentado
Fecha: 14-1-07
Participantes: Mercedes, Ricardo, Teresa, Carlos, Elvira, Eva, Javi, Karmelo

Pese a ser enero, este año hay muy poca nieve, llegando sin problemas al final de la carretera en coche.

0:00 Partimos a las 10:51

0:14 Cruce del río.

0:26 Cartel de desvío a la derecha, dejando el lomo

1:14 Comienza la fuerte subida.

A media subida nos cruzamos con un grupo de vascos. Al preguntarles por la cima nos explican que no han podido subir, porque en una pala helada antes del collado, a uno se le salió un crampón y cayó por la ladera, haciéndose un corte profundo en el muslo al clavarse el crampón, aparte de varias erosiones por el roce con el hielo, así que bajaban para ir al hospital.

1:54 Algo más abajo de los Mallos empieza a haber nieve, por lo que paramos a comer. No todos llevábamos crampones, así que nos dividimos, unos continuaremos hacia arriba, y otros se quedarán, cosa prevista desde el principio, incluso teníamos la idea de aprovechar que unos tenían que bajar por el mismo sitio por no tener crampones, para hacer una vuelta circular bajando después desde el collado hacia Canfranc, y que nos recogieran allí con los coches.

Al poco de empezar la subida por la nieve, a unos 20 minutos del collado, oímos unos gritos y vemos caer una persona desde poco más arriba del collado. Cae patinando sobre la nieve helada, golpeándose con las rocas que asoman, sin conseguir detenerse. Carlos, que iba por delante, intenta pillarlo a media caída pero no llega. Bastante más abajo la pendiente cede, y se para tras haber caído casi 100 metros. Elvira y Teresa bajan a buscarlo esperando "cualquier cosa" (o más bien "lo peor"). Al final resultó que tuvo muchísima suerte y seguía entero; magullado, con quemaduras por el roce con la nieve, y apenas podía andar por dolor en uno de los talones, pero vivo.

Eva, una de las personas que se había quedado sin subir por no tener crampones, es enfermera, así que le calzamos unos para llevarle hasta el herido. Es la primera vez que los usa así que hay que llevarle con cuidado.

Mientras tanto, el herido a duras penas consigue ponerse en pie y caminar apoyándose en nosotros, hasta salir de la nieve. A su compañero, Félix, medio histérico arriba en el collado, le decimos a gritos que está bien. Nacho, el accidentado, nos dice "la culpa es de que este año apenas ha nevado". Resulta que es un año muy anormal con poquísima nieve, lo que anima a gente sin experiencia en montaña invernal, y sin equipamiento, a ir al monte. El problema es que la poca nieve que hay ésta está helada. En este caso el accidente realmente es culpa de los implicados, porque el accidentado ni tenía experiencia en invernal, ni llevaba crampones, ni llevaba piolet (aunque muchos que lo llevan, como si no, porque no saben lo que es una autodetención). Una imprudencia total.

Tras el accidente, abandonamos los planes, tanto del pico como de ir a Canfranc. El herido no está en condiciones de ascender nuevamente al collado para volver por su coche, pero él mismo dice de intentar bajar hasta nuestros coches, y "reservar" el helicóptero para emergencias más graves, cosa a destacar y agradecer. Así nos dividimos, y mientras unos acompañan al herido hacia abajo, otros vamos con Félix, el compañero del accidentado que estaba en el collado, y acompañarle a por el coche, que lo habían dejado en la pista del refugio López Huici, a unos pocos kilómetros del refugio.

Los que asisten a Nacho intentan ayudarle a bajar, pero poco después, como apenas podía andar empiezan a llevarle a la sillita de la reina, lo que es agotador. Poco después, junto a un grupo de navarros que pasaba por allí, y que les echan una mano, montan una camilla de emergencia con los bastones y las chaquetas, cosa que facilita el descenso. Pero incluso con la camilla la bajada es muy dura y así es difícil llegar hasta los coches, por lo que al final no queda más remedio que avisar a emergencias, que envían un helicóptero.

rescate en camilla improvisada en la ruta de los Lecherines
Descenso del herido en camilla improvisada

Mientras tanto, los que vamos a por el coche, cuando estamos en el collado vemos a un grupo que está en el canal final de ascenso al Pico Lecherin, y que parece que lo están pasando bastante mal ¿serán otros "pardillos" animados ingenuamente por la poca nieve?. Nos fijamos que están bajando con dificultades y apenas se mueven. No sabiendo cómo está la situación in-situ, ni su experiencia, no nos atrevemos a decirles que por el lateral rocoso (al menos sin nieve) se baja bien.

Emprendemos el descenso del collado por la vertiente SurEste, tirando poco a poco hacia la derecha en dirección al refugio. Por esta vertiente la nieve está más blanda, ya que le ha dado el sol, quedando evidente el accidente: mientras subían por la cara SE la nieve estaba blanda, pero en cuanto han pisado la cara en sombra, la nieve era hielo, y sin crampones el vuelo estaba asegurado.

En poco menos de una hora bajando a buen ritmo, llegamos desde el Collado al refugio, y de allí seguimos caminando por la pista. Los que estaban en el corredor final del Lecherines, una hora después, todavía estaban allí, habiendo bajado apenas un poco (posteriormente unos amigos nos dirían que, al menos el día anterior, las condiciones del corredor eran buenas, así que todo hace parecer que volvía a ser otra embarcada imprudente de gente con poca experiencia).

Subida a los Lecherines desde el Refugio López-Huici
Vista del Pico Lecherín desde el Refugio López-Huici

En cuanto llegamos al Collado del Torbillón, o Collado de  la Magdalena, vemos como baja el sendero marcado como GR-11 hacia el valle de Napazal. Tenemos buenas vistas de la Llana del Bozo y Llana de la Garganta desde este collado. Poco después vemos el helicóptero que va a recoger a Nacho.

Continuamos por la pista unos kilómetros, con unas hermosas vistas de atardecer entre nubes, hasta llegar al coche. Bajamos en el coche hasta el Hospital de Jaca, a donde habían llevado a Nacho en el helicóptero, y donde confirmaron que dentro de la "desgracia" del accidente era una persona muy "afortunada".

Otra persona afortunada fue Eva, que acabó encantada de su primera experiencia caminando por la nieve dura con los crampones, los cuales se los pusimos para que fuera a ayudar a Nacho como enfermera.

Perspectivas del Pico Lecherín

Enlaces relacionados


[Montaña] Komando Kroketa: montañismo, escalada, excursionismo, esquí de montaña
https://www.komandokroketa.org/
[Montaña]
Komando Kroketa: montañismo, escalada, excursionismo, esquí de montaña
www.komandokroketa.org