Komando Kroketa: alpinismo, senderismo, trekking, excursionismo, esqui de montaña
http://www.komandokroketa.org/

Tusse de Remuñe (Tuca de Remuñé), 3.041 m
Cap dera Baquo Occidental (Cap du Seil de la Baque), 3.097 m
Tuca de Lliterola, 3.095 m
Pico Royo, 3.121 m

Ruta: Ascensión desde Benasque por el valle de Remuñé y el Refugio del Portillón; bajada por el valle de Literola
Fecha: 10/11-5-03
Participantes: Teresa, Karmelo, Arturo 
Comentarios: El Tusse de Remuñe, Tuca de Lliterola y Pico Royo son más o menos fáciles y pueden hacerse en el día desde Benasque. El Cap dera Baquo tampoco es difícil pero ya es una excursión bastante más larga, además con nieve tiene un paso delicado bajo bajo el Seil dera Baquo al ser una zona con peligro de aludes.


Un año antes (19-5-02: Remuñé - Ref. Portillón - Pico Royo - Lliterola) los Kroketas y Cia. habíamos intentado hacer el mismo recorrido, pero el mal tiempo y el riesgo de aludes no nos permitió conquistar el principal objetivo de la excursión: el Cap dera Baquo, por tanto volvemos a intentarlo.

Llanos del Hospital - Remuñé - Ref. Portillón

Subiendo desde Benasque por la carretera de los Llanos del Hospital, y dejando de lado el desvió a la derecha que baja hacia éstos, pasamos un cartel que marca el río Remuñe, y poco después pasada una curva a la izquierda se abre el Valle de Remuñe señalado por un pequeño cartel que dice "Ball de Remuñe; Ibón de Remuñé 1h 30' ". Dejamos los coches a la derecha de la carretera aprovechando una pequeña explanada. Si no viéramos dicho inicio no pasa nada porque enseguida se acaba la carretera. 

0:00 Salimos a las 9:50 con buen tiempo porteando los esquís. Tras una corta subida llaneamos por camino de medio bosque, tirando ligeramente a la derecha. El camino está marcado con pintura roja, de todas formas, por lo menos hasta entrar en el valle cerrado, la gran referencia de subida es mantener un gran paredón siempre a la derecha. 

Cuando el barranco se divide en dos, seguimos la senda que claramente va hacia la derecha, ganando altura y con el río abajo a la izquierda. La subida se pronuncia un poco, continuando por una ladera en la que varios torrentes se entrecruzan con el camino.

0:33 En media hora encontramos ya una buena ladera nevada y paramos a ponernos los esquís. Por un lado el río a la izquierda y por otro las paredes a la derecha van estrechando el camino hasta subir a un pequeño hombro.

Loma previa al barranco de Remuñe
Subida al hombro previo al barranco de Remuñe (en verano)

Una vez arriba podemos ver ya claramente el valle de Remuñe por donde subiremos, y al fondo la característica Forca de Remuñé, con su forma de "forca bidente". La forca nos acompañará por el camino, ya que nos dirigimos a su izquierda. La nieve está bastante sucia, pero vemos que en las zonas más altas la nieve está muy limpia, marcando la diferencia entre precipitaciones de lluvia y de nieve.

1:00 Tras una ligera bajada entramos en el valle cerrado, foqueando junto al río por camino bastante llano.

Valle de Remuñe
Valle de Remuñe con la Forca al fondo

Cruzamos una amplia explanada y llegamos a un canal donde se estrecha el barranco, con nieve otras veces hemos ido por el interior del canal, para después girar a la izquierda, pero esta vez cambiamos siguiendo las huellas de esquí que lo superan un poco más arriba por la izquierda.

El calor aprieta y la nieve está muy pastosa, de modo que continuamente los esquís ceden en la huella y patinan en las laderas. Un par de veces en lugar de un simple patinazo llego a caer unos 8 metros deslizando con una colada de nieve pesada.

Así llegamos casi al final del valle, donde éste se abre en un circo con varios posibles caminos en fuerte subida. No vamos hasta el fondo, sino que empezamos a tirar a la izquierda ganando altura. Tras flanquear un pequeño contrafuerte llegamos a media altura de un muy amplio tubo que debemos subir con diversas zetas. Por todas partes en los cortados rocosos caen pequeñas coladas de nieve y piedras muy estruendosas, que nos ponen alerta, de modo que hasta el ruido de paso de los aviones nos sobresaltan. Vamos con cuidado atentos a cualquier alud hasta llegar a una zona un poco más llana. Siempre hay que ir con cuidado en esta subida porque es algo avalanchosa. 

Portal y Forca de Remuñé
Hacia el final del valle, desvío a la izquierda,  y tramo final de llegada al Portal de Remuñe

Tras una pequeña repisa, ya sólo queda subir un poco a la derecha, por una muy extensa ladera, la pendiente sigue siendo importante pero menos que antes, aparte que al ser una zona muy amplia se pueden hacer largas y cómodas zetas. 

3:55 Llegamos al Portal de Remuñé, a nuestra izquierda tenemos el Perdiguero y a nuestra derecha la Forca que nos ha servido de "faro" casi todo el camino, y entre uno y otro vemos el collado superior de Lliterola por el que pensamos volver al día siguiente, el Pic Royo, el Pico de Literola, el Collado Inferior de Lliterola hacia el que nos dirigimos, los Crabioules y la Tusse de Remuñé.

Perdiguero, Tuca de Lliterola, Pico Royo, Punta de Lliterola, Aguja de Literola, Crabioules, Aguja Jean Garnier, Tusse de Remuñe
Circo de Literola, visto desde el portal de Remuñe

Paramos un rato a reponer fuerzas. La Tusse tienta al verse fácil y esquiable, y por supuesto las tentaciones son para caer en ellas (al menos las que se dejan, porque desgraciadamente otras no se dejan ;-). Así aunque hay quien prefiere quedarse a "tomar una siestecilla", para quien cae en las tentaciones en el Portal de Remuñé la ascensión es más o menos directo. Va ganando altura poco a poco, dejando la Forca a la derecha hasta llegar a la loma; se sigue por la cresta hacia la izquierda subiendo un pequeño montículo, que después hay que bajar por una corta arista un poco estrecha, para ya hacer el ascenso final con fuerte pendiente.

5:00 En poco más de media hora yendo rápido se llega con esquís desde el Portal hasta la cima del Tusse de Remuñe. A la derecha, por una pequeña cresta se ve el Pico Rabadá (3.045 m.), que con la nieve engaña aparentando más fácil de lo que realmente, continuando la cresta hasta el Maupas. Otra cosa es la cresta de los Crabioules a la izquierda, que se ve toda ella complicadilla. La bajada es por el mismo camino, cortando después a la derecha para ir hacia el Collado de Literola. 

Quienes se quedaron siesteando, rodean el circo a media ladera por la derecha, juntándonos bajo el Collado. La ascenisón al collado es un poco empinada pero con una cuantas zetas más se llega sin problemas.

6:00 Collado inferior de Lliterola. Vemos al fondo a la derecha el refugio del Portillón junto a la Presa. Quitamos focas, nos preparamos y empezamos la bajada, que inicialmente se desvía un poco a la izquierda. La nieve horrorosa, muy blanda y pastosa que dificulta los giros, dando una sensación de incompetencia absoluta con los esquís. Hacia el final de la bajada el camino se estrecha en un embudo, que si la nieve no está helada puede bajarse sin muchas complicaciones; el camino de verano gira a la derecha poco antes del embudo. 

Y tras casi tantas caídas como giros por mi parte, acabamos llegando al Lago del Portillón.  Una vez abajo bordeamos el lago por la derecha, por una nieve que no aporta ninguna seguridad porque hay múltiples bloques de hielo rotos y agrietados. Poco antes de la presa toca quitar esquís, y empezar a subir a pie, "metiendo la pata" varias veces en grietas que hay en el hielo bajo la nieve. Una vez en la presa subimos por unas escaleras de hierro y vamos al refugio.

Collado Inferior de Lliterola al Refugio Jean Arlaud. Ibón del Portillón, Quayrat, Lezat y Crabioules
Bajada del Collado Inferior de Literola al Refugio.

El refugio del Portillón no está guardado en esta época y, a pesar de que la semana anterior nos habían informado que estaba medio vacío, esta vez está prácticamente lleno, ya que el jueves era fiesta en Francia (fin de la II guerra mundial). Tras el susto inicial tenemos suerte y conseguimos encontrar los últimos huecos para los tres.

La zona de refugio libre, está muy bien, con tres amplias habitaciones (generosamente perfumadas por calcetines y ropa sudada ;-), mantas, luz eléctrica y calefacción en el comedor. Algo impensable en la vertiente sur de los Pirineos, en la que alguien ya se habría encargado de destrozarlo y enguarrarlo todo. Para más información y descripción detallada de las rutas de acceso al Refugio del Portillón consultar su reseña.

Cuando nos disponemos a cenar descubrimos con desagradable sorpresa que la bombona de gas del hornillo que llevamos está vacía. Por tanto moralmente hundidos cenamos comida fría soñando con los huevos fritos que nos esperan cuando bajemos. Afortunadamente entonces apareció un ángel de la guarda catalán, que nos ofreció su hornillo, y a pesar de que ya habíamos medio cenado, nos hicimos nuestra pasta caliente y volvimos a recenar disfrutándolo con una amplia sonrisa en la boca.

Así entablamos amistad con el grupo que nos dejó el hornillo, una pareja de La Pobla de Segur, y dos más de Artesa de Segre.


Ref. Portillón - Cap dera Baquo Occidental - Pico Royo - Lliterola

Tras despedirnos de nuestros amigos catalanes salimos del refugio, cargamos y "descargamos" líquidos. Nuestros nuevos amigos, que también habían subido desde Remuñé unas horas antes que nosotros y nos habían abierto la huella de esquís que habíamos seguido, habían hecho el C. Dera B. el mismo día por la tarde tras dejar las cosas en el refugio. Por tanto el camino al pico era fácil, sólo debíamos seguir otra vez su huella.

0:00 Empezamos la subida a las 8:15. El camino sube por detrás del refugio yendo primero a la derecha, para después girar y subir hacia la izquierda. El camino va subiendo, haciendo después una media ladera con fuerte pendiente, que si no fuera por la huella abierta por los catalanes habríamos de haber puesto cuchillas.

0:45 Llegamos a una especie de collado, en el cordal que lleva a la cima, donde tenemos una bonita vista de un par de picos afilados, el Gourdon y el Espijeoles.

Gourgs-Blancs, Gourdon y Espijeoles
Gourgs-Blancs, Gourdon y Spijeoles

Seguimos el cordal, hasta la base del Cap Dera Baquo Subimos un poco más con los esquís, pero la pendiente aumenta, por tanto dejamos los esquís, y en poco más de 5 minutos de fuerte pendiente llegamos a la cima.

1:47 Cap dera Baquo Occidental. La cima es pequeña, formando parte de una cresta muy aérea que va hacia el Pico del Portillón de Oô y acaba en el Perdiguero. La cresta impresiona con sus cornisas y ni se nos ocurre hacer funambulismo. La tranquilidad es absoluta, frente a otros picos como Maladetas, Aneto o el Garmo donde debe haber cientos de personas, nadie había subido al pico ese día ni vemos que lo suban después. Aunque hay nubes que van y vienen las vistas son buenas.

Bajamos hasta los esquís y quitamos focas. Terminamos de bajar esquiando la pala final y giramos a la derecha para entrar al Glaciar del Portillón. Bajamos un poco pero no demasiado para no perder altura que después debamos recuperar. Cruzamos todo el glaciar bajo los paredones del Pico del Portillón en dirección al collado superior de Lliterola. Toda la zona esta descompuesta con la nieve muy irregular con bloques de nieve rota a causa de las múltiples coladas y bolas de nieve que han ido cayendo. Cruzamos las coladas con cuidado por los bloques irregulares de nieve y con un cierto nerviosismo. Vamos con un ojo mirando arriba para ver que no nos caiga nada, el otro mirando adelante, y por supuesto el tercero mirando atrás ;-)

Cap dera Baquo Occidental / Cap dera Vaca / Cap du Seil de la Baque, Collado de Lliterola
Subida al Cap dera Baquo, bajada y subida al Collado Superior de Lliterola

De todas formas a estas alturas de temporada la ladera ya estaba muy purgada, aparte que todavía era pronto y no le pegaba el sol. Así bajamos esquiando hasta el punto donde ya toca subir. Ponemos focas y para arriba. Antes de llegar al collado nos desviamos hacia la izquierda, y con varias zetas nos dirigimos hacia la Tuca.

4:15 La Tuca de Lliterola es un tresmil "tonto", que sólo es una pequeño saliente rocoso en la arista de subida desde el collado hasta el Pico Royo. Desde la cima vemos el circo formado alrededor del Ibón de Lliterola, y que habíamos cruzado el día anterior. Miramos también a ver si vemos a otros Kroketas que habían quedado en subir en el día.

4:35 En menos de 15' desde la Tuca de Literola, llegamos al Pico Royo. Ya sólo queda bajar, pero no hay prisa, mejor prolongar un poco más las sensaciones y disfrutar de que la excursión estaba saliendo bien, hablar de ella y asimilarla, por tanto, parada y relax. A 15', está la Punta de Lliterola, otro tresmil más que se podría hacer muy fácilmente.

Tras un rato empezamos la bajada, primero por la arista de subida y enseguida tiramos hacia la izquierda. Durante la bajada la nieve está muy suelta y vamos produciendo continuas bolas de nieve rodantes, que cuando giramos y pasamos debajo de donde acabábamos de pasar, nos golpean las mismas bolas que hemos provocado. Después hacemos una media ladera de bajada al pie del Perdiguero hasta llegar al comienzo de la bajada por el valle de Lliterola, donde paramos una rato a comer.

La nieve es malilla para esquiar, pero podríamos pensar que buenísima en comparación con la del día anterior. Durante la bajada, coincidimos con un solitario que había dormido en la cabaña de Lliterola, y bajamos juntos hasta allí.

6:15 Poco más abajo de la cabaña se acaba la nieve y toca quitar esquís, cargarlos en la mochila y a patita para abajo.

De bajada hay zonas plagadas de preciosos narcisos amarillos que nos indican que por mucha nieve que esquiemos la primavera ya está avanzada.

Hacia el final de la bajada empieza a lloviznar, por lo que hay que ir directos sin perder más tiempo, pero tenemos suerte y no va a más.

7:25 Llegamos a la carretera, y antes incluso de dejar las mochilas pasa un coche. Hacemos autostop y nos para, para llevar a Arturo a coger nuestro coche que está un poco más arriba.


El día anterior a esta excursión en una proyección de montaña el conferenciante comentaba que cada excursión tiene su anécdota, y ésta es la nuestra. Cuando estábamos cenando el chico que nos dejó el hornillo de repente me dice que le suena mi cara, yo en cambio ni idea. Entonces cae en la cuenta que hacía un año, cuando fuimos al Campbieil, fuimos a ver si había sitio en un refugio del Lago de Oredón, y allí estaban él y su compañera, con los que estuvimos hablando un rato, aunque al final nos fuimos a otro refugio. La segunda sorpresa vino cuando dice que además somos los amigos de Jorge y Raquel: mayor aluciné porque no estaban aquella vez y no había nada que nos relacionara con ellos. Resulta que a la semana siguiente habían ido a Gavarnie y allí habían coincidido con ellos, y hablando, hablando llegaron a relacionar a aquellos que unos vieron en Neouvielle con los amigos de los otros. Parece imposible la capacidad de recordar a una persona tras haberla visto un año antes sólo unos minutos, y más aun el de recordar la asociación con la pareja con la que hablaron una semana después. Cuando vino su compañera, le preguntó si se acordaba de mí, y también se recordaba, y es más nos reconoció como el Komando Kroketa (cosa que no le dijimos en su momento, sino que se lo dirían Jorge y Raquel). Pero aquí no acaba. Ellos, con sus dos amigos que estaban en el refugio, habían hecho la travesía Panticosa-Wallón-Oulettes-Vignemale-Oulettes-Panticosa, con las hojas impresas del Komando Kroketa. Pues si esto parece poco todavía hay más, la travesía la hicieron en Semana santa este mismo año, justo igual que la volvimos a repetir nosotros, sólo que nosotros no pudimos pasar por Wallón por falta de plazas, y no coincidimos en el refugio de Oulettes sólo por una noche, ya que nosotros nos fuimos el sábado, día en que ellos llegaron. Y por último la guinda final, a la mañana siguiente cuando nos despedíamos nos dijeron que cuando estaban en Oulettes quisieron sacar una foto de broma/homenaje igual a la que había en la página kroketa de Raquel sentada en la mesa mirando el Vignemale, para enviársela, pero no la hicieron porque hacía frío, foto/broma que nosotros sí la hicimos este año en versión masculina.

Seguro que si hubiéramos hurgado más habrían aparecido todavía más casualidades alucinantes..... Y después hay timadores que dicen tener poderes adivinatorios porque son capaces de acertar por casualidad un par de detalles tontos. 

Perspectivas

Enlaces de interés


[kroketas] Komando Kroketa: alpinismo, senderismo, trekking, excursionismo, esqui de montaña
http://www.komandokroketa.org/
(home)
Komando Kroketa: alpinismo, senderismo, trekking, excursionismo, esqui de montaña
http://www.komandokroketa.org/